El concepto de hermeticidad al aire no es un término que escuchemos en nuestro día a día, a no ser que trabajemos en el mundo de la construcción, arquitectura, o que esté relacionado estrechamente con el concepto en algún sentido.

Hoy me gustaría acercar el significado a la gente que aún desconoce exactamente que es la hermeticidad al aire en edificios, o quiere saber más sobre el tema.

Qué es la hermeticidad al aire?

 

La buena hermeticidad al aire se puede definir como la supresión de huecos, grietas y fugas indeseadas del exterior e interior del edificio.

Si existen huecos, grietas y/o fugas en cualquier punto del edificio, provocará que haya fugas de aire, y se escape el calor por esos puntos, perdiendo

energía y haciendo que los consumos del hogar sean más elevados. Los ensayos demuestran que un buen aislamiento empeora 5 veces cuando hay una pequeña fuga de aire en la envolvente del edificio, demostrando así la gran importancia de la hermeticidad.

 

Diferencia con Aislamiento

 

Pero…la explicación del a hermeticidad al aire, es muy similar, por no decir igual, a la del aislamiento térmico, no? El objetivo de ambos conceptos

es no perder calor y frío, consiguiendo una temperatura estable en el interior sin dejar escapar el calor, verdad?

Sí, pero no. Hermeticidad al aire y Aislamiento son conceptos que van del mano, pero están lejos de ser lo mismo.

Te lo explicaré con un ejemplo. Imagínate que estás paseando por la montaña en un día fresco, y llevas un jersey de lana. Estás a gusto, pero de repente empieza a soplar mucho viento. El jersey de lana, que hasta hace nada te protegía del frío, es poco efectivo ahora  contra el viento, ya que notas su paso a través de él, y sientes mucho frío.

Ahora imagínate que te colocan justo delante un objeto por el cual no pasa el aire, una placa de cristal, o aluminio y ahora el viento no te da directamente. Verdad que volverás a estar a gusto con la temperatura porque el aire no te da directamente y no pasa a través del jersey?

Ese concepto se traslada al edificio, el aislamiento térmico que ponemos en las paredes, hace de «jersey de lana», pero si no controlamos las fugas de aire y el paso del viento, la efectividad del sistema se reduce notablemente.

En resumen, el aislamiento y la hermeticidad van de la mano, son aspectos a tener en cuenta por separado, pero hace falta combinarlos para conseguir la máxima eficiencia energética en el hogar.

Porque construir una casa hermética?

 

Los beneficios que conseguiremos con una buena hermeticidad son muy similares a los que conseguimos con un buen aislamiento, la diferencia es que potenciaremos estos beneficios, y nos aseguraremos de conseguirlos.

La principal ventaja es la reducción en el uso de energía, y con la consecuente reducción de costes, ya que usaremos menos sistemas «artificiales» de regulación de temperatura, como los aires o calefacción. Si un edificio tiene pérdidas de calor o frío por fugas, grietas…el calor y frío que nos proporcionan estos sistemas suplementarios, se pierde, provocando un gasto innecesario.

Tendremos una mejora en los niveles de confort en el interior de nuestro hogar, ya que la hermeticidad es esencial para reducir el la calor en verano y el frío en invierno, además de evitar las toxinas del aire y mejorar la calidad el aire, mejorando la salud de los habitantes de la vivienda.

Además mejoraremos el aislamiento acústico, con más tranquilidad e insonoridad en el interior.

El último beneficio a mencionar es la durabilidad del edificio, concepto muy importante ya que la hermeticidad al aire también protege la estructura del edificio del aire cargado de humedad y la condensación provocada por las corrientes de aire caliente y frío.

En esta imagen podemos ver claramente uno de los efectos de un fuerte flujo de aire en la construcción. Con una buena

hermeticidad, podríamos evitar este tipo de problemas.

El problema principal de este factor, es que la mayoría de veces sucede en partes que no vemos en la estructura, ya que sucede en partes interiores del edificio, y como no lo vemos, no le damos importancia. Como dice el refrán, «Ojos que no ven, corazón que no siente».

 

Claves para la buena hermeticidad

 

La clave para conseguir una buena hermeticidad es el planteamiento y planificación de manera óptima.

Tenemos el conocido método del «Lápiz», dónde el objetivo es trazar toda la envolvente del edificio con un lápiz sin romper ninguna linea, cerrando todo el espacio con una sola línea, consiguiendo una envolvente estanca, sin interrupciones e continua.

Los puentes térmicos se tienen que tener en cuenta en particular, ya que son un punto bastante delicado los cuales si no tienen un buen aislamiento y hermeticidad, perjudican mucho la eficiencia energética.

Los puntos a tener más en cuenta para la buena hermeticidad son:

  • Las salidas de algunas instalaciones ( chimeneas por ejemplo )
  • Las juntas de la barrera de vapor.
  • Las conexiones de la pared en las estructuras de madera.
  • Las cajas de las persianas y ventanas.
  • La colocación de ventanas y sus marcos.
  • Las grietas, huecos o penetraciones de las habitaciones.

Como comprobar una buena hermeticidad

 

Para saber si nuestro hogar es estanco y no tiene fugas de aire o viento, se realiza la prueba del «blower door».

Es un test que sirve para medir la permeabilidad del edificio. Consiste en cerrar todas las puertas y ventanas de la vivienda, y se introduce aire desde el interior al exterior (despresurización) o al revés, del exterior al interior (presurización). Con unos sensores, el test detecta si hay fugas de aire en el edificio, ya que controla el volumen de viento que necesitamos para mantener la presión del edificio.

Este sistema se incluye también para medir la calidad de la eficiencia energética de los hogares bajo el estándar «Passive house».

 

 

En definitiva, la hermeticidad al aire es un concepto y un aspecto a tener en cuenta, ya que puede afectar en muchos sentidos a nuestro edificio.

La combinación de un buen aislamiento con una buena hermeticidad al aire son claves para conseguir tu vivienda económica, sostenible y eficiente.

Si te a parecido interesante el tema, estáte atento a nuestro blog, donde seguiremos compartiendo conceptos sobre arquitectura, bioconstrucción, y eficiéncia energética en edificios!

Por un planeta más sostenible, súmate al mundo Eco, súmate a Ecospai.

Rubén